Derecho de familia, matrimonial y sucesorio

  • bonita imagen del interior de la biblioteca de nueva york

    El derecho al alcance de todos...

    Respuestas a las dudas más habituales relacionadas con el derecho de familia y sucesorio, nulidades eclesiasticas y derecho internacional privado.

Nulidades eclesiasticas

Requisitos

¿Cual es el efecto de las coacciones sobre el consentimiento?

El legislador canónico protegiendo la libertad consensual, no reconoce la validez del matrimonio cuando se contrae violentado o amedrentado por causa de coacciones físicas o morales ejercidas por un tercero sobre el consentimiento de, al menos, uno de los contrayentes.



En este sentido el término consentimiento, abarca cuatro significados:

1. Libertad de elección del cónyuge.

2. Libertad de elección de la unión matrimonial como estado de vida.

3. Libertad en el momento manifestativo del consentimiento en el acto mismo de contraer matrimonio.

4. Libertad del proceso biográfico antecedente durante el que se gesta, consolida y preserva la elección del cónyuge, y de la unión matrimonial como estado de vida.



La debida libertad de los contrayentes exige estar inmune de coacción en estos cuatro aspectos del consentimiento. Sobre la base de la tradición canónica se puede afirmar, como principio general, que el consentimiento coaccionado no se reputa válido en el sistema matrimonial canónico.

¿Qué se entiende por simulación?

En derecho matrimonial canónico se entiende por simulación la prestación de un consentimiento matrimonial discordante entre lo que externamente se dice y lo que internamente se quiere. Es decir, en estos casos el consentimiento matrimonial no se dirige realmente a la creación del consorcio conyugal, sino a alcanzar otro fin distinto al íntegramente matrimonial, instrumentalizándose el matrimonio para efectos particulares, ajenos al mismo, que se pretenden conseguir.

La discrepancia entre el acto externo de celebración del matrimonio y la voluntad interior, es lo que desvirtúa la fuerza del acto, por lo que el consentimiento así prestado resultará inválido por falta de un adecuado consentimiento verdadero y real.

Qué se entiende por matrimonio según el derecho eclesiástico?

Conforme el derecho eclesiástico, el matrimonio lo produce el consentimiento de las partes legítimamente manifestado entre personas jurídicamente hábiles, consentimiento que ningún poder humano puede suplir.


Esto es, el matrimonio está constituido por tres elementos fundamentales:


1. La capacidad jurídica o habilidad de los contrayentes.

2. La capacidad natural para la prestación de un válido consentimiento por ambos contrayentes.

3. La observancia de la forma jurídica prescrita por la Iglesia.



Resultando en cualquier caso imprescindible que el consentimiento matrimonial sea no sólo externamente manifestado, sino también internamente querido de forma íntegra.

Incapacidades

¿Quienes son incapaces para contraer matrimonio según el derecho eclesiástico?

Conforme el derecho eclesiástico serán incapaces para contraer matrimonio quienes:
1. Carecen de suficiente uso de razón.
2. Tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar.
3. No pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica.

Obligaciones esenciales

¿Cuáles son las obligaciones esenciales del matrimonio eclesiástico?

Desde el punto de vista canónico las obligaciones esenciales lo son todas aquellas vinculadas a la esencia misma del matrimonio, incluidas en el objeto del consentimiento matrimonial, tales como la fidelidad, la unidad, la indisolubilidad y la procreación.

El tema de la prueba de la simulación del consentimiento matrimonial canónico es muy amplio y difícil de valorar en la práctica. Los casos de nulidad matrimoniales por simulación del consentimiento son muy abundantes en los tribunales eclesiásticos, en los que se juzgan hechos íntimos de los que, generalmente, sólo se conocen externamente algunos indicios.

A menudo no es fácil determinar la verdadera intención de la persona que afirma simular, entre la obligación y el cumplimiento de la obligación aceptada, entre la verdadera voluntad y la intención interpretativa o habitual.

icono de un libro abierto faqs informacion práctica
INFORMACIÓN
PRÁCTICA


Roger de Llúria 108, 1-2
08037 Barcelona
bcn@espiabogados.com

Marnixstraat, 184
1016 TH Amsterdam
nl@espiabogados.com

Teléfono
T (+34) 934 882 282
M (+34) 607 582 149