Derecho de familia, matrimonial y sucesorio

Funciones y obligaciones del tutor en las declaraciones de incapacidad

03/03/2016


 

El tutor tiene la función de proteger a las personas que no pueden gobernarse por si mismas, siempre en interés de la persona asistida y de acuerdo con su personalidad. Sus actos deben ser dirigidos al cuidado de la persona, administración o defensa de sus bienes e intereses patrimoniales y al ejercicio de sus derechos.

 

El tutor deberá cumplir las obligaciones  derivadas del cargo tutelar y en concreto:

  1. debe cuidar del tutelado y debe procurarle alimentos si los recursos económicos de este no son suficientes,
  2. debe tratar al tutelado con consideración y ambos deben respetarse mutuamente,
  3. debe asegurar el bienestar moral y material de la persona incapacitada y debe respetar tanto como sea posible los deseos que exprese de acuerdo con su capacidad natural,
  4. el tutor puede establecer el lugar de residencia del tutelado, si es una persona jurídica debe comunicar a la autoridad judicial el lugar de residencia del tutelado y los cambios de residencia posteriores, y se entiende que el domicilio del tutelado es el del tutor,
  5. debe el tutor, en el ejercicio de sus funciones de administración de bienes, actuar con la diligencia de un buen administrador y responde de los daños causados por su actuación.

 

Están sujetos a administración especial los bienes que el tutelado adquiere por donación o título sucesorio si el donante o el causante lo ha ordenado y ha nombrado a la persona que debe ejercerla.

 

El tutor y el administrador patrimonial necesitan autorización judicial para los siguientes actos:

  1. Enajenar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles, derechos de propiedad intelectual e industrial o demás bienes de valor extraordinario, así como gravarlos o subrogarse en un gravamen preexistente, salvo que el gravamen o la subrogación se haga para financiar la adquisición del bien.
  2. Enajenar derechos reales sobre los bienes a que se refiere la letra a o renunciar a ellos, con la excepción de las redenciones de censos.
  3. Enajenar o gravar valores, acciones o participaciones sociales. No es precisa la autorización, sin embargo, para enajenar, al menos por el precio de cotización, las acciones cotizadas en bolsa ni para enajenar los derechos de suscripción preferente.
  4. Renunciar a créditos.
  5. Renunciar a donaciones, herencias o legados; aceptar legados y donaciones modales u onerosas.
  6. Dar y tomar dinero en préstamo o a crédito, salvo que este se constituya para financiar la adquisición de un bien.
  7. Otorgar arrendamientos sobre bienes inmuebles por un plazo superior a quince años.
  8. Avalar, prestar fianza o constituir derechos de garantía de obligaciones ajenas.
  9. Adquirir la condición de socio en sociedades que no limiten la responsabilidad de las personas que formen parte de ellas, así como constituir, disolver, fusionar o escindir estas sociedades.
  10. Renunciar, asentir a la demanda, desistir o transigir en cuestiones relacionadas con los bienes o derechos a que se refiere el presente apartado.
  11. Ceder a terceras personas los créditos que el tutelado tenga contra el tutor o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

 

No es precisa la autorización judicial con relación a los bienes adquiridos por donación o a título sucesorio si el donante o el causante la han excluido expresamente

 

 

El tutor es el representante legal del tutelado, excepto en los actos relativos a los derechos de la personalidad, los que pueda realizar el tutelado de acuerdo con su capacidad natural, aquellos en los que exista un conflicto de intereses con el tutelado y los relativos a los bienes excluidos de la administración de la tutela.

 

Aceptado el cargo, tiene obligación de presentar inventario del activo y pasivo (bienes, créditos, cargas y deudas) del patrimonio del incapaz en el plazo de 2 meses.

 

Debe también rendir cuentas anuales dentro de los seis primeros meses del ejercicio siguiente. La rendición anual de cuentas consiste en un estado detallado de ingresos y gastos, un inventario del activo y el pasivo del patrimonio al fin del ejercicio y el detalle de los cambios con relación al inventario del año anterior, acompañado de los justificantes correspondientes. 



volver atrás

NOTICIAS RECIENTES

¿Tendremos derecho a una prestación compensatoria en caso de divorcio?

¿Tienen derecho los abuelos a ver a sus nietos en caso de separación o divorcio de los padres?

Se otorga el uso del domicilio familiar a la esposa aunque los hijos son mayores de edad e independientes económicamente

La convivencia con la nueva pareja sentimental rebaja la pensión de alimentos

El Alto Tribunal Catalán reconoce la validez de los pactos prematrimoniales

El testamento resultó válido aunque se había otorgado durante la incapacitación

Herederas por no asistir espiritualmente al testador

La compraventa ante notario puede ser declarada nula

La pensión compensatoria puede extinguirse si mejora la situación de quien la recibe

La casa era de los dos aunque la esposa no pagó la hipoteca

El derecho de propiedad prevalece sobre el derecho de familia

La reforma del proceso canónico de nulidad matrimonial eclesiástica

Están a la orden del día las modificaciones de sentencia de divorcio

¿Si vuelvo a casarme pierdo la pensión de viudedad?

¿Mi pareja tiene derecho a pensión de viudedad?

Mi cónyuge o pareja está pensando en adoptar a mi hijo ¿es posible?

Funciones y obligaciones del tutor en las declaraciones de incapacidad

¿A qué nos referimos cuando hablamos de autotutela?

¿Quién puede ser nombrado tutor del incapacitado?

Podremos empezar a trabajar más tarde si acompañamos a nuestro hijo a la guardería

Convenio entre España y Andorra para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal

La incapacitación judicial de personas mayores

La venta de un inmueble no conlleva siempre pago de plusvalía

¿En qué se diferencia el tutor del curador del incapacitado?

¿Puede el deseo de los hijos modificar su guarda y custodia?