Derecho de familia, matrimonial y sucesorio

El testamento resultó válido aunque se había otorgado durante la incapacitación

19/09/2016

 

Desde hacía tiempo, Rosa y Pedro se dieron cuenta del deterioro cognitivo y demencia senil  que mostraba su tío Andrés, por lo que lo internaron en un centro geriátrico para garantizar sus cuidados.

 

Andrés tenía una pérdida de memoria importante, estaba desorientado en su persona, tiempo y espacio y tenía una alteración del cálculo y escritura lo que le impedía tener una vida activa, precisando la ayuda de terceras personas.

 

A la vista de ello, sus sobrinos interpusieron una demanda de incapacitación de modo que le fuese nombrado un tutor que gobernase y decidiese tanto sobre sus bienes como sobre su persona.

 

Sin embargo, el médico forense tras evaluar el estado de Andrés, resaltó su conducta educada, un grado de colaboración aceptable, un consciente nivel de conciencia a pesar de que su memoria y orientación eran deficitarias concluyendo que el paciente tan sólo tenía parcialmente anulada su capacidad de autogobierno.

 

Estefanía, otra sobrina de Andrés, al enterarse de lo que estaba ocurriendo, fue a visitar a su tío al geriátrico. A partir de ese momento empezó a acudir diariamente a la residencia, acompañándolo en una de las ocasiones al notario donde Andrés cambió el testamento a su favor, anulando el anterior otorgado hacia años. Poco después acudieron al banco para realizar transacciones bancarias a su favor.

 

Al conocer lo ocurrido, Rosa y Pedro, solicitaron la nulidad de éste último testamento por entender que su tío no tenía suficiente capacidad para otorgar ni podía prestar consentimiento válido.

 

Tanto el juez de instancia, como la Audiencia Provincial como el Tribunal Supremo entendieron que al tiempo de otorgar testamento Andrés, aún siendo una persona influenciable mantenía un grado de capacidad de control personal y conocimiento de su situación patrimonial suficiente para cambiar su testamento.  Además el propio notario al conocerlo también lo estimó capaz.

 

Lo que finalmente viene a precisar el Alto Tribunal en su sentencia, de forma acertada, es que para determinar la nulidad del testamento por falta de capacidad mental del testador hay que probar, de modo concluyente la falta o ausencia de dicha capacidad en el momento del otorgamiento del testamento objeto de impugnación, sin que la declaración judicial de incapacidad del testador posterior al otorgamiento del testamento, sea prueba determinante, por sí sola, de la falta de capacidad para testar cuando fue otorgado el testamento.



volver atrás

NOTICIAS RECIENTES

¿Tendremos derecho a una prestación compensatoria en caso de divorcio?

¿Tienen derecho los abuelos a ver a sus nietos en caso de separación o divorcio de los padres?

Se otorga el uso del domicilio familiar a la esposa aunque los hijos son mayores de edad e independientes económicamente

La convivencia con la nueva pareja sentimental rebaja la pensión de alimentos

El Alto Tribunal Catalán reconoce la validez de los pactos prematrimoniales

El testamento resultó válido aunque se había otorgado durante la incapacitación

Herederas por no asistir espiritualmente al testador

La compraventa ante notario puede ser declarada nula

La pensión compensatoria puede extinguirse si mejora la situación de quien la recibe

La casa era de los dos aunque la esposa no pagó la hipoteca

El derecho de propiedad prevalece sobre el derecho de familia

La reforma del proceso canónico de nulidad matrimonial eclesiástica

Están a la orden del día las modificaciones de sentencia de divorcio

¿Si vuelvo a casarme pierdo la pensión de viudedad?

¿Mi pareja tiene derecho a pensión de viudedad?

Mi cónyuge o pareja está pensando en adoptar a mi hijo ¿es posible?

Funciones y obligaciones del tutor en las declaraciones de incapacidad

¿A qué nos referimos cuando hablamos de autotutela?

¿Quién puede ser nombrado tutor del incapacitado?

Podremos empezar a trabajar más tarde si acompañamos a nuestro hijo a la guardería

Convenio entre España y Andorra para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal

La incapacitación judicial de personas mayores

La venta de un inmueble no conlleva siempre pago de plusvalía

¿En qué se diferencia el tutor del curador del incapacitado?

¿Puede el deseo de los hijos modificar su guarda y custodia?